¡Bonita estampa…a que si?
Pues, aunque nadie lo crea; aunque cualquiera pueda imaginar que este precioso toro, va a morir en la plaza….jeje…¡nada tiene que ver! con la tortura de los sufridos asistentes de la grada.

Y todo empezó, porque a ciertos señores/as que, aposentados en sus respectivos escaños, NO LES DABA LA GANA, de sentarse como es debido.

Comenzaré, tratando de explicar un poco todo este lio:
Antes que nada, decir que, a pesar de no ser “una curiosa expresión” del idioma que tanto nos gusta, si que es una curiosííííísima expresión de formas. De formas o maneras, de ver un espectáculo de tanto colorido y plástica como este. Además, de los consiguientes chascarrillos y algún que otro exabrupto que se puede escuchar, producido por lo incómodo de la situación.
Para los que no sepan de que va esto -lo de los toros, me refiero- decirles que los asientos de grada, son exactamente eso: una grada con cuarenta centímetros de espacio para cada culo, y sesenta de altura para las piernas, contados desde donde se dobla la rodilla.
De modo que, solo hay que dibujar mentalmente una escalera, en la que todos los peldaños se ocupan por absolutas posaderas -muy lozanas algunas de ellas, por cierto- y las piernas donde caigan. Esto, respecto al sentado delante o detrás, a uno por escalón.
Naturalmente, cada uno abre las suyas (las piernas) para acoger el lomo del anterior, y espera ¡¡con inusitada devoción!! que el de atrás haga lo mismo. Pero, claro, si toca detrás una señora con falda…!!!
Aunque en mi opinión, tendría que dar igual; pues volver la cara para mirar lo que supuestamente se podría ver, es tarea de todo punto imposible.
Ahora, solo queda trasladar toda la sentada -que ya estará en la cabeza de cada lector- al tamaño de una rueda muy grande, cortada solo por los pasillos de acceso, que habrá uno cada veinticinco metros, aproximadamente.
¿Como en latas de sardina…? Másssss….mucho, mucho, más. Pues al menos las sardinitas están tumbadas a todo lo largo.
Cosa que, en el caso que nos ocupa, serían sardinas dobladas por la cintura, creciéndoles rodillas en la espalda; sintiendo el calor de la espalda de la sardina de alante; oliendo todo lo que se puede oler, de no digamos ciertas partes a derecha o izquierda (y, sobre todo, al sur)
Y, si jugamos algo con la poesía de los clásicos, comparar -aunque las comparaciones sean odiosas- aquello de: “Erase un hombre a una nariz pegado…erase, una nariz superlativa…érase, una alquitara medio viva…érase, un peje espada mal barbado…” que si el ilustre Quevedo, hubiera escrito sobre esta corrida, diría así:
“Erase, un hombre a una rodilla pegado….érase, una rodilla super-dura, inquisitiva….érase, corrida de gran espectativa…érase, un espectador mal jorobado….”
Y eso fue todo. Aparte la gran faena del quinto, y un torero que puede ser el más grande, si los toros le respetan. ¿Nombre propio? SEBASTIAN CASTELLA.
Y las fotos? Propias de mi propia cámara, que para eso si me daba…

4 thoughts on “LA CORRIDA DE LA TORTURA”

  1. Julio, vengo para machacar tu blog en venganza de lo que dijiste en ForoBloggers. Ja Ja Ja Ja.

    Hablando en serio, que en mi puedes encontrar curiosas formas de expresarme, me parece muy interesante tu blog, sin embargo, si tienes la intención de “monetizarlo”, prueba con Exponsor, es un sitio web de compra/venta de enlaces, he ganado algo de 500 euros en lo que va del año, suma nada despreciable eh. Si gustas te cuento mas del tema.

  2. Ciertamente, querido amigo, que debería haberlo pedido…jajaja, aunque me temo que no me hubiesen hecho ningún caso.
    Lo que si estuve a punto de hacer, fue irme al pasillo a verla desde allí…pero…¡ohhh! que me resultaba incómoda hasta la idea de salir de aquel atolladero, ya que, al imaginarme pidiendo que me dejasen pasar hacia abajo, me asaltaba el vértigo…jajaja y “sufrí” las dos horas y media estoicamente.
    Pero nada…al rato, entre toro y toro, ya charlábamos amigablemente, y con sentido del humor, les decía a los circundantes: “si esto dura un par de horas más, terminamos haciéndonos de la familia, por ósmosis…” jejeje
    Saludos cordiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web (las ip se registran de forma anónima) Para más información antes de suscribirte o comentar, revisa nuestra página de política de privacidad, donde encontrarás explicación sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos. Si en cualquier momento deseas borrarte y recuperar tus datos, puedes enviar un correo a curiosasexpresiones@castrodorrey.net y te atenderemos a la mayor brevedad posible. RECUERDA QUE: -Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a ...Curiosas expresiones. -No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión. -...Curiosas expresiones se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados. -No dudes en comunicar cualquier comentario que te parezca inadecuado. -Los comentarios serán reproducidos textualmente en esta página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.